¿Reinventarme yo?

La-importancia-vital-de-reinventarse-uno-mismo-Vidactiva-700x466

Hace un par de años decidí reinventarme profesionalmente, estudié Derecho y al tener un par de experiencias en prácticas en diferentes firmas de abogados me di cuenta de que eso no era lo mío, que no era en lo que quería trabajar el resto de mi vida. Decidir reinventarme no fue fácil, mi vida entró en una nueva dirección.  Mirando hacia atrás, fue algo positivo. Pero en el momento fue una situación agotadora y un poco estresante.

Ya sea mi caso, que me di cuenta desde muy temprano que no era lo que quería, u otros casos en los que las personas se dan cuenta más tarde de que quieren cambiar de profesión o los casos de las personas que han perdido el trabajo; todas pueden ser experiencias profundamente molestas y traumáticas. Es una pérdida, no sólo de ingresos sino también quizás una pérdida de autoestima, pérdida de un equipo o “familia” dentro del trabajo, de recuerdos compartidos, de una carrera, de un estatus social o una pérdida de la rutina.

En base a mi experiencia tengo unos “tips” que puedes tomar hoy si estás pensando en reinventarte o si estás en la búsqueda de un trabajo diferente al anterior, para hacer que sea una transición mucho más fácil y así ayudarte a ti mismo a avanzar al próximo capítulo de tu vida. Vamos a suponer que ya estás haciendo lo que hace la mayoría de la gente: mirar las ofertas de empleo, preguntar a conocidos si saben de alguna oferta, aplicar a empleos en los que piensas que puedes encajar, etc. ¿Pero qué más puedes hacer?

Cuídate a  ti mismo

Así que lo primero es cuidar de uno mismo. Ser amable con uno mismo. Buscar, si es posible, otras personas que han pasado por una experiencia similar y preguntarles que hicieron al respecto. Tener claro que no debes tener vergüenza alguna por perder o dejar un trabajo y querer reinventarte. Millones de personas, muchos de los cuales son excepcionalmente talentosos, están en la misma situación.

Cuida tu mente, establece un tiempo en la mañana y antes de irte a la cama para meditar y pensar en cómo quieres crecer y cómo quieres contribuir con el mundo. Tómate el tiempo para definir lo que te hará feliz. Cuida  tu cuerpo, no importa lo que está pasando, mantente activo y come saludable durante este período de transición. Vas a necesitar toda la energía que se pueda para lograr tu objetivo.

Future

Mira hacia adelante, hacia el siguiente capítulo de tu vida

Recuerda también, que muchas personas dicen que fue a través del “shock” de ser despedidos o haber renunciado, que comenzaron una nueva aventura, en un área de la vida en la cual nunca hubieran comenzado a menos que alguien los hubiese empujado. Es fácil perder el foco después de perder o dejar un trabajo, sentirse borrado tanto físicamente como emocionalmente.

También es obvio y normal que vendrán los rechazos si estas en la búsqueda de trabajo y que en las primeras entrevistas no lo vas a lograr – aun si tienes las aptitudes y experiencias necesarias, y tienes exactamente los atributos correctos para el trabajo. Sin embargo, no te puedes desvanecer por más rechazos que recibas, tienes que mirar hacia adelante siempre.

En mi caso al ser Consultora de Selección de personal y estar del otro lado es frustrante ver tantos candidatos brillantes que podrían encajar perfectamente en la oferta pero el cliente solo escogerá a uno.

Muestra agradecimiento y deshazte de lo negativo

No importa lo que pase, siempre hay que ser positivo acerca de las diferentes experiencias y personas con las que tienes contacto en toda tu vida. Cada uno de ellos tiene valiosas lecciones que enseñarte. No hace falta decir que mientras mejor seas con los demás, más dispuestos estarán a ayudarte.

 Haz una lista de personas que son un lastre emocional para ti y corta tu relación con ellas. Empieza a buscar nuevas relaciones que pueden inspirarte y añadir alguna positividad en tu vida. Rodéate de gente que quiere tener éxito.

Repiensa tu enfoque

 ¿Por qué estoy aplicando para este puesto de trabajo? La transición de un trabajo a otro es una gran oportunidad para reflexionar. ¿Qué quiero realmente de la vida? ¿Cuáles son mis aspiraciones largo plazo? (aparte de las presiones de solo sobrevivir hasta que obtenga otro trabajo).

 Escoge un día, haz una caminata con un bloc de notas. Encuentra algún lugar tranquilo y empieza a apuntar todas las cosas que te gustaban y que no te gustaban de tu anterior trabajo.

 A continuación, escribe todas las cosas que disfrutas en la vida, las cosas que te gustan hacer, tus pasiones personales e intereses. Seguidamente, haz una lista de los tipos de empleos que podrían encajar en estas cosas que tanto disfrutas.

Simplemente permítete soñar un poco y te sorprenderás donde acabarás. Muy a menudo abandonamos estos pensamientos por otros negativos como “no me van a pagar lo suficiente si hago eso” o ” es demasiado tarde para cambiar ahora”.

Por otro lado, serás mucho más convincente en la entrevista si el entrevistador puede ver que realmente has  pensado en todo lo anterior, y demostrarás que estás decidido sobre la nueva dirección que has decidido tomar.

reinventarsee

 Renueva tus redes

 La mayoría de las personas prefieren emplear a trabajadores de los que saben algo al respecto, y ésta es la razón por la que LinkedIn es ahora la herramienta número uno de reclutamiento para las empresas. Asegúrate de que estás en el radar de empleados de muchas empresas, pero no hasta llegar a la exageración de escribirle un mensaje de correo electrónico a cada uno diciéndoles que te encuentras buscando trabajo. Invierte más tiempo en las comunidades como Facebook, LinkedIn y Twitter. Tu marca personal online es importante y puede ser lo primero que una persona lea en las redes sobre ti.  (Para mas información sobre la marca personal puedes visitar mi entrada anterior “Pasos para construir una marca personal”. Piensa en personas a las cuales podrías invitar a comer o a tomar una taza de café que podrían ayudarte en tu búsqueda.

Asegúrate de que estás aprendiendo cosas nuevas y mantente activo.

Si tienes tiempo de sobra, considera participar como voluntario en alguna asociación o una fundación sin fines de lucro. Compra revistas o libros que no leerías normalmente. Lee las noticias con regularidad o publicaciones similares para ampliar tu forma de pensar y mantener el contacto con los cambios de la sociedad y la industria. Suscríbete a interesantes blogs, sitios web y otras fuentes de información que puedas encontrar retadores y estimulantes.

Pasa tiempo con personas que están en trabajos diferentes a tu sector e interésate en conocer lo que hacen,  a qué retos se enfrentan, lo que está pasando en sus organizaciones. Considera la posibilidad de aprender una nueva habilidad por ejemplo, un curso de computación, o un idioma.

Todas estas cosas pueden ampliar tu visión, mantener tu cerebro ágil y pueden desencadenar nuevos pensamientos acerca de puestos de trabajo y nuevas direcciones de carrera.

Y finalmente… Relájate

 Es muy fácil cuando tenemos la presión de saber qué pasara en nuestro futuro olvidar vivir el hoy. Hay que tomarse las cosas con tranquilidad. Saborear el momento. Disfrutar de los amigos y familiares. Recuerda que cuando todo lo material se desvanece, las relaciones son realmente lo que importa. Y no cuestan nada, excepto tu tiempo que probablemente tienes más si no estás trabajando. Cada día es un vacío sin la rutina diaria, pero también es una oportunidad para restablecer el equilibrio y pasar tiempo con personas que nos interesan.

Así que ten paciencia. Se amable contigo mismo. Cree en ti mismo.

¿Alguna vez te has tenido que reinventar? ¿Qué acciones te ayudaron a superar la transición? Toma un momento para compartir este artículo y tus comentarios con los demás.

Anuncios